Tu web debe tener un objetivo

GIGA4
Somos Roberto y Francisco, un pequeño equipo dedicado al desarrollo web especializado en las plataformas WordPress y WooCommerce. Desarrollamos temas y plugins, realizamos optimizaciones SEO y de eficiencia, mantenemos sitios web y aportamos nuestra experiencia a través de consultoría. Fundada en 2012, somos el apoyo técnico de más de un centenar de proyectos web en España y Alemania, además formamos parte activa de la comunidad WordPress.

Hay ocasiones en las que hemos asesorado a un cliente indicándole que se guarde su dinero, que no necesita una web. La mayoría de estas ocasiones han ocurrido por no tener un objetivo.

objetivoDel mismo modo que creas una tienda física con acceso directo a la calle para que entre público a comprar en tu tienda, o creas una oficina para atender a tus clientes o mejorar el trabajo de tu empresa, una web debe tener una finalidad, un objetivo, una razón para existir.

Por ejemplo esta web, GIGA4, existe para informarte de nuestros trabajos y nuestros servicios con el objetivo final de que te acuerdes de nosotros y nos contrates.

Otras webs tienen otros diversos objetivos:

  • Que las visites frecuentemente y navegues mucho por ellas: Es el objetivo que creen tener todas las webs, pero creedme, no es así (lo explico en el siguiente párrafo). Suele ser el modelo de negocio de aquellos sitios webs que obtienen ganancias de la publicidad generalista, habitualmente son sitios en los que predominan los contenidos y dónde un buen SEO es imprescindible.
  • Que te des de alta en un newsletter: Así podrán informarte en el futuro y/o de forma periódica sobre servicios o productos.
  • Que compres un producto: Es el modelo mayoritario de una tienda online, aquí la tarea es: Dar al cliente el producto que busca, aportarle suficiente confianza, y provocar y facilitar la compra.
  • Que dejes tus datos: Casos como recopilación de información para campañas de marketing, encuestas a consumidores, recopilación masiva para minería de datos. Estas webs deben mostrar un especial atractivo, y eventualmente dar una recompensa para animar al usuario a rellenar aburridos formularios.
  • Que te instales una aplicación: Desde un divertido juego hasta un virus (el creador ya sabrá cómo monetizarlo). Deben aportar una emoción instantánea para provocar una rápida respuesta en caliente.
  • Que alimentes el ego del autor (o aumentes su visibilidad): Estos son típicamente los portfolios, sitios dónde exhibimos nuestros trabajos. Deben ser sitios flexibles para distintos contenidos y con una apariencia que encaje con la personalidad del autor.
  • Que leas (y eventualmente, creas) una información: Habitualmente sitios de información política o acción social (como muchos periódicos o algunos blogs). El sitio debe aportar credibilidad (esto, no sabemos por qué, habitualmente se ha conseguido haciéndolo parecer un periódico), facilitar la lectura, y debe ser seguro (no hay que descartar una respuesta a una información en forma de ataque informático)
  • Que los encuentres en internet: Muchos sitios existen en la Vida Real™, pero la Vida Real™ está cada vez más lejos de la Vida Real De Verdad™, que es aquella en la que, cuando buscamos una ferretería con pomos de puerta de un modelo concreto, en lugar de pasar horas buscando y preguntando por nuestra ciudad, buscamos por internet una tienda local. Son webs presenciales y puramente informativas en las cuales hay que establecer claramente las líneas que tiene un negocio, y cómo debería ser encontrado en internet a través de búsquedas locales.
  • Que realices una actividad determinada: Es el caso de algunos estudios psicológicos, usan la web como entorno para poner a prueba de forma rápida y poco costosa a muchos sujetos en actividades que puedan realizar directamente en la web.

El objetivo no es que te visite mucha gente

El objetivo es que te visite gente del perfil que quieres que te visite. Piensa el caso de un comercio local, tienes una tienda de almohadas, y de repente una tarde entra mucha gente preguntando por cosas relacionadas pero que no vendes: colchones, tresillos, somieres, etc. Posiblemente a alguno le puedas llegar a vender una almohada, pero por lo general no es el público que necesitas que entre en tu tienda.

En una web pasa lo mismo, tener 5.000 visitas al día es ridículo si no son lo que se denomina “visitas de calidad”, es decir, gente que realmente esté predispuesta a hacer lo que tu necesitas que hagan, dicho de otra forma, visitas que cumplan tus objetivos.

Siguiendo el ejemplo, si tienes una tienda online en la que vendes almohadas puedes tener 5.000 visitas que no buscaban almohadas y llegar a venderles 2 almohadas, o puedes tener 500 visitas que realmente busquen almohadas y vender 35 almohadas.

Por tanto lo importante es enfocarse en un público de calidad, no todas las visitas valen lo mismo, tenemos que evaluar respecto a nuestros objetivos qué tipo de visitantes queremos, hasta qué punto están predispuestos a hacer lo que queremos, y cómo habrá que incitar a que hagan lo que queremos que hagan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *