Optimización de velocidad y tiempo de carga sobre WordPress (WPO)

WPO (Web Performance Optimization) es el término que aglutina todas aquellas técnicas y estrategias que usamos para mejorar la eficiencia de un sitio web, éstas son diversas técnicas en la que cada elemento añade su «granito de arena» para mejorar el tiempo de carga final.

Optimización y eficiencia

En el software que conforma la web.
Analizamos el sitio web detectando el código que requiere alto tiempo de proceso o alto consumo de memoria. Lo mejoramos y/o planteamos alternativas.

En el servidor.
Revisamos la eficiencia y capacidad del servidor para atender peticiones. Mejoramos los tiempos de respuesta a través de aplicar distintas configuraciones disponibles como caché, caducidad o bloqueo de bots.

En la conexión.
Inspeccionamos el uso de datos que realiza el sitio web. Realizamos cambios sobre la web, comprimimos la transferencia de datos, generamos imágenes de tamaño adaptado y nueva generación de compresión, aplicamos CDNs, DNS optimizado y/o nuevos protocolos.

En el equipo informático del visitante (el navegador).
Reducir el número de elementos distintos que cargan, el número de dominios distintos consultados, verificar el código que retrasa la carga o genera un alto consumo de recursos.

Evaluando el efecto de estas técnicas y aplicando aquellas que consideramos que pueden aportar resultados positivos a través de nuestros análisis y dentro del presupuesto disponible, conseguimos hacer que el sitio web sea más rápido.

Para realizar los distintos análisis usamos las herramientas XDebug, Query Monitor, Apache Benchmark y las secciones network, performance y lighthouse del inspector del navegador. Para aplicar las soluciones realizamos diversas estrategias dependiendo de cada caso.

La importancia de la velocidad

A medida que las conexiones a internet (fibra óptica, Wifi 6, 5G), los equipos informáticos (tanto ordenadores como móviles) y los servidores van mejorando, los tiempos de carga de los sitios web tienen más posibilidades de ser más rápidos.

La base a cumplir es que nuestro sitio web sea lo suficientemente rápido como para no frustrar a nuestros usuarios y, a partir de ahí, cualquier mejora va a redundar en una mejor experiencia para los visitantes.

Pero, ¿cuál es el tiempo de respuesta más adecuado de un sitio web? es aquel que guarda un equilibrio entre el contenido que queremos mostrar, el interés del usuario y sus expectativas. Por ejemplo un sitio en el que haya que navegar mucho (como una tienda online) la frustración crecerá poco a poco si el tiempo de respuesta es notablemente lento respecto a sus experiencias previas en sitios similares, los usuarios podrían tender a navegar menos y, en el peor de los casos, abandonar el sitio, especialmente si existe una competencia que ofrece mejor experiencia de usuario.

Los límites de la optimización

No todos los sitios web pueden ser el más rápido, y esto sucede por una cosa muy sencilla: distintos sitios tienen distintos contenidos y funcionalidades. Un sitio basado en contenidos y funcionalidades que requieren poco tiempo de carga (texto) y procesamiento siempre podrá llegar a ser más rápido que un sitio que requiere gran tiempo de carga (imágenes, vídeos) y procesamiento (publicidad, scripts de terceros).

Asimismo un sitio web funciona sobre un servidor dedicado va a tender a ser más rápido que aquel que se encuentra en un alojamiento compartido.

El objetivo es encontrar el mejor punto posible de optimización dentro de los límites razonables, que vienen dados tanto por el objetivo al que queremos llegar (contenido y funcionalidades en el sitio web) como por la inversión que tengas capacidad de asumir.

Los buscadores y la optimización

Google valora el tiempo de carga global de un sitio web dentro de sus parámetros para posicionar mejor o peor el sitio dentro del buscador. Esto lo mide a través de tres parámetros:

  • Largest contentful paint (LCP): Valora el tiempo que tardaría en aparecer el contenido en la pantalla, desde que se hace la petición hasta que se «pinta» pasando por todo el proceso intermedio de descarga de recursos. Este tiempo habitualmente es más largo en móviles ya que tienen en general conexiones y procesadores más lentos que un ordenador.
  • First input delay (FID): Valora la capacidad de interactuar rápidamente con el contenido, mide el tiempo de respuesta desde que se realiza una acción (por ejemplo pulsar un botón) hasta que se procesa la respuesta a esa acción.
  • Cumulative layout shift (CLS): Mide la estabilidad visual, en algunos sitios web los contenidos pueden variar el sitio que ocupan a medida que cargan, lo que provoca que otros contenidos tengan también que cambiar de sitio «sobre la marcha». Estos cambios de sitio requieren un nuevo procesamiento visual y por tanto suponen un aumento del tiempo de proceso.

Estos parámetros son importantes para el posicionamiento del sitio web en Google que, aunque dispone de una herramienta para obtener datos acerca de estos parámetros, realmente los datos que finalmente usa son una media de la experiencia que han tenido los visitantes reales durante las últimas semanas. Más información.

¿Crees que podemos ayudarte?

Si notas que tu sitio web funciona más lento que otros, si crees que hay margen de mejora en tu proyecto para mejorar la navegación a tus visitantes.

Habla con nosotros

Disponibilidad limitada para reuniones y llamadas, por favor contacta con nosotros preferentemente a través del formulario o por email.
Del 5 al 20 de junio nos encontrarás en el congreso europeo de WordPress. Déjanos tu mensaje y lo revisaremos a nuestra vuelta.

    Teléfono
    L-J 11-17h
    • Granada
    • Valladolid
    • Berlín

    Preguntas frecuentes

    ¿Cuál es el elemento más importante a tener en cuenta para mejorar la velocidad?

    En la mayoría de sitios web una correcta configuración de caché mejora bastante los tiempos de carga, debido a que reduce drásticamente los tiempos de proceso en el servidor. Pero más allá de la caché hay otros muchos detalles a tener en cuenta que afectan a las distintas fases de carga de un sitio web, y que van desde que el documento web se genera en el servidor hasta que se muestra completamente en el navegador del visitante.

    ¿Cómo decidís las técnicas y estrategias WPO a seguir para mejorar la eficiencia?

    Muy fácil, analizamos con distintas herramientas los tiempos de carga desde distintos puntos de vista y solucionamos primero aquellos puntos son solucionables y que más van a mejorar los tiempos de carga. Con esto realizamos un proceso iterativo en el que, mejorando lo que se encuentra peor llegamos a buenos resultados con una dedicación razonable de tiempo.

    ¿Se puede solucionar cualquier elemento que provoca alto tiempo de carga?

    No todos, hay elementos que, por el modo en que funcionan, no permiten una mejora y pueden afectar al tiempo de carga del sitio. Un ejemplo de esto son los anuncios de Google (Adsense) que, desde hace años y aún en este momento (febrero de 2023) son un elemento que provoca una gran descarga de recursos poco eficientes, un gran consumo de procesamiento JavaScript y cambios en la visualización que empeoran directamente y en una medida importante los parámetros que el propio Google analiza (LCP y CLS).

    Además, más allá de elementos de terceros, hay recursos que pueden formar parte intrínseca del sitio web que también pueden aumentar este tiempo de carga, como puede ser algún efecto visual.

    ¿Podéis aplicar WPO sobre una web no desarrollada por vosotros?

    Si, podemos hacerlo siempre que podamos acceder a su código.

    ¿Cuánto tardáis en realizar una mejora WPO sobre un sitio web?

    Esto depende de nuestro volumen de trabajo en el momento de la contratación y del trabajo como tal. Habitualmente lo podemos realizar en un plazo de unas dos semanas laborables aproximadamente.

    ¿Cuánto costaría?

    Realizamos presupuestos tras realizar un primer análisis del sitio, con eso valoramos los posibles puntos a mejorar y por tanto el presupuesto más adecuado para el trabajo concreto.

    ¿Necesito cambiar de proveedor de hosting?

    Hay algunas ocasiones en las el hosting es uno de los motivos importantes por los que un sitio web funciona lento. Si detectamos este problema, recomendaremos el cambio de proveedor de hosting como mejora.